5 abril, 2013

HABLANDO EN SERIO Y HABLANDO SERIO

Cuando decimos “trabajo en equipo” me parece que en castellano suena como trivial.

No quiero dejar de enfatizar lo que el esfuerzo de trabajar AL equipo, CUALQUIER equipo, para poder trabajar EN equipo, significa para TODA organización.

Habiendo interactuado profesionalmente con muchísimos grupos de trabajo, realmente tengo una concepción muy clara de qué es lo que llamo “equipo”. Es imposible pensar en el logro de la Misión, del propósito, de la estrategia, de los objetivos, o si querés, del “sueño a lograr” (y en muchas otras cosas) sin un proceso muy serio de desarrollo del trabajo en equipo.

Y esto NO SE IMPROVISA.

Lo malo es que es muy difícil explicar lo que significa trabajar en equipo. Sólo quien vivió en alguna oportunidad esa sensación puede entender a qué me estoy refiriendo. Ya sea en un equipo profesional, en un equipo deportivo, en un equipo de acción comunitaria, en una unidad de tareas especiales de una fuerza armada o en una unidad operativa de una empresa.

Pero este es un tema clave.

Pocas veces vi a una empresa ocupándose sistemáticamente del desarrollo del trabajo en equipo de sus grupos y entre sus grupos.

Pocas veces vi a un cluster entrenando a sus miembros individualmente para trabajar en equipo.

Pocas veces vi a una ciudad dándole valor al trabajo en equipo, haciendo de esto una característica distintiva de su cultura.

Pero varias veces vi equipos en serio y comprobé la diferencia.

Comprobé que todos los equipos necesitan buen entrenamiento y liderazgo.

Que se necesita la constante revisión de los esfuerzos pasados, la identificación crítica de los éxitos y de los fracasos anteriores, y también el ensayo, el re-ensayo, el planeamiento y el re-planeamiento de las acciones futuras.

Que los problemas entre sus miembros deben ser resueltos y que las cosas que no son claras deben ser entendidas.

Que lo único que no se perdona es la falta de lealtad.

Que un buen equipo analiza constantemente su desempeño, diagnostica áreas de mejora y actúa rápidamente para resolverlas.

Que se preocupa por entender los procesos de interacción entre sus miembros, cómo se fijan objetivos y prioridades, cómo se resuelven problemas, cómo se toman decisiones, cómo se comparte abiertamente la información, cómo se establece un clima de alta cohesión, cómo se establecen normas de acción compartida y colaborativa.

Que lo importante es cómo se organiza para que el trabajo que tiene que ser hecho, sea hecho.

Comprobé que cuando diferentes unidades de una misma organización tienen tareas, objetivos, restricciones de tiempo, personal y estructuras diferentes, el funcionamiento de esas unidades es seguramente diferente. Entonces de lo que se trata no es hacer que las unidades sean iguales, sino de desarrollar e integrar procesos para que estas unidades puedan trabajar juntas.

Comprobé que tenemos que aprender a dejar de lado muchas “pasiones” personales para lograr una comprensión grupal de los problemas.

Que tenemos que entender cómo esa comprensión grupal se traduce en objetivos concretos de desempeño.

Que no se debe subestimar la importancia del pensamiento y la creatividad individual, sino que los problemas que enfrentamos son tan complejos que tenemos que dar un paso adelante y hacer que cada uno potencie sus capacidades individuales a través de la interacción con los otros.

Que las mejores contribuciones individuales para el logro del propósito común surgen cuando cada uno sabe cómo sus propios esfuerzos se relacionan con los esfuerzos de los demás en el logro de objetivos compartidos.

Que lo más importante que tiene cualquier empresa es su gente. Y esto no es poesía (con todo respeto por los poetas).

Y comprobé que la opinión individual sobre cualquier problema siempre se perfecciona si uno entiende las opiniones de los demás. Especialmente si son contrarias. Esto es COHESIÓN.

COHESIÓN. Qué palabra importante!!!. Después de tantos años de vida profesional, de vida familiar, de vida institucional, de vida académica, QUE PALABRA IMPORTANTE!!!

Y qué valor imprescindible para que lo vean tus hijos como que lo buscás en todos tus actos, para que lo sientan todos los que confían en vos si sos su líder y para que esta noche duermas tranquilo.

Comparte esta nota!