30 mayo, 2015

Mucha gente confunde la orientación al emprendimiento empresarial, a la movilidad social ascendente a través de la independencia y de la autonomía personal para ganarse la vida, a la capacidad de crecer y desarrollarse y tener el privilegio de contratar a otra gente con la aviesa intensión de explotarla. Pero otros saben que esta es una medida contundente del desarrollo y de la prosperidad. La creación de nuevas empresas basadas en la innovación y el emprendimiento seguramente disparan el requerimientos de nuevos empleos, de nuevas posiciones, de nuevas habilidades, de nuevas oportunidades para cada vez más gente. Esto es Desarrollo de verdad. Muchísimos países son ejemplos contundentes de esta afirmación. Y hoy en día casi nadie discute ni duda que, para lograrlo, esa gente que se incorpora a tu emprendimiento tiene que tener la razón y la emoción de querer seguirte. Porque sos un modelo a imitar. porque sos un líder.

via Alberto Levy http://ift.tt/1HWifhY

Comparte esta nota!