Nuestra ética

El equipo Levy, individual y grupalmente, se subordina a las directivas de las autoridades democráticas, a las leyes del Estado de los países en los que operamos y a los ideales morales universales basados en el valor y en la dignidad de la vida humana. Todo ser humano tiene valor, más allá de su origen, de su religión, de su nacionalidad, de su género, de su status o de su posición.

El espíritu de nuestro equipo es la identidad de sus valores que deben sustentarse como la base de todas las actividades de cada miembro en sus deberes como profesional y como persona. Este espíritu y las reglas de operación que de él resultan constituyen el Código de Ética de nuestro equipo.