Nuestro propósito

Es nuestra razón de ser. Es nuestra motivación idealista por la que trabajamos. Es el alma de nuestra organización. No es un objetivo, porque los objetivos son logrables pero el propósito no lo es. Debe durar 100 años. Es una estrella guía en el horizonte, siempre perseguida pero nunca alcanzable. Si bien no cambia nunca debe inspirar cambio siempre. Debe ser lo que contemos orgullosos a nuestras familias o a nuestros amigos cuando hablemos de lo que logramos en nuestro trabajo. Debe ser lo que nos haga seguir trabajando aquí aunque no necesitemos trabajar nunca más.

Propósito

Experimentar la emoción de ayudar a la gente a ser más exitosa por aplicar lo que sabemos.