Hacia la creación de valor y la innovación constante

La solución es que la empresa comprenda que no puede subsistir si no ingresa en la Era del Conocimiento, esté en el sector que esté.
Desde un kiosco de barrio hasta una transnacional multiproducto multimercado.

La empresa de la Era del Conocimiento es sólo aquella que invierte en capital humano, en el talento de sus capacidades distintivas, en los activos intelectuales que le permitan sustentar sus negocios en la innovación continua, sistemática y sistémica.
Este es el corazón de la Dinámica Empresarial.